Lions sufre un duro revés en la Final Andaluza

En la tarde de ayer sábado 19 de marzo tuvo lugar en la Ciudad Deportiva de Maracena la final de la XV Liga Andaluza que enfrentaba a los Granada Lions contra los Fuengirola Potros, saliendo estos últimos como campeones de ésta edición tras un complicado partido del que los nazaríes solo pueden quedarse con el gran esfuerzo realizado de principio a fin y con una actitud positiva de cara a la preparación de los restantes partidos de liga.

La fiesta del fútbol americano andaluz llegaba a su fin en la tarde de ayer en Maracena cuando se enfrentaban el vigente campeón, los Granada Lions, al aspirante al título, los Fuengirola Potros. Los equipos dispusieron de unos minutos previos a la gran final para que los respectivos “coaches” tuvieran la oportunidad de alentarles con una última charla antes de la patada inicial y poder saltar al campo con la mayor concentración y ganas posible. Así daría comienzo un encuentro con muchas sorpresas para ambas escuadras, algunas buenas y otras que no lo son tanto.

Los locales ganaban el sorteo y se dispondrían a entregar el balón a sus rivales mediante el “kickoff”. Acto seguido saltaba al campo una defensa con unas pulsaciones astronómicas que transmitía su nerviosismo a todos sus integrantes y que le costaría parar a su rival en las primeras jugadas, situación que aprovecharían los visitantes a lo largo del encuentro para mover a sus anchas las cadenas por todo le terreno de juego. Una vez finalizado el “drive” defensivo, el ataque (quizás más nervioso aún) comenzaba con nada mas y nada menos que con un “fumble” que ponía en buena situación a los verdinegros

que no perdonarían una segunda vez y acabarían marcando el primer “touchdown” del encuentro.

Ochoa y Simon Rasmussen intentaban tranquilizar a sus jugadores y que bajaran esas pulsaciones que tanto les estaba costando disminuir con el único objetivo de empezar a controlar el partido, de imprimirle su ritmo de juego y que consiguieran doblegar a sus rivales poniendo a funcionar esa maquinaria a la que la afición naranja esta acostumbrada a ver. Desafortunadamente no sería así al menos durante la primera parte del encuentro, en el que los visitantes se aprovecharían de una defensa que no encontraba su sitio para conectar numerosos pases y llegar nuevamente a atravesar la “endzone” local para continuar en cabeza mientras que el ataque nazarí no terminaba de carburar, quienes a pesar de disponer de buenas oportunidades, no conseguían enlazar más de un primer “down” en sus intentos de carrera y de pase, llegando al descanso con un parcial de 0-13 a favor de Potros.

El entretiempo permitió a los Lions visualizar el encuentro desde otra perspectiva, reajustando tanto las posiciones de campo como la cabeza de cada uno de sus jugadores quienes no esperaban encontrarse en una situación tan complicada, en cuanto a términos propios se refiere, y por ende tenían que despertar del letargo en el que se habían sumergido si querían tener oportunidad de vencer a unos rivales a quienes de momento no se les podía achacar ningún fallo.

Saltaban al campo ambos equipos y con una patada corta propinada por el “kicker” costasoleño, el ataque naranja se disponía a cambiar el rumbo de la final. Las posiciones ofensivas luchaban contra viento y marea por conseguir un primer down pero la mayoría de las veces, ya sea por quedarse cortos, por pases “deflectados” o por balones perdidos detrás de la línea, se veían obligados a propinar patadas de despeje que no hacían más que jugar en contra de la moral de unos Lions que no tenían mucho tiempo más para despertar. El equipo visitante siguió prácticamente ajeno a la defensa local y continuaba avanzando con relativa facilidad, aunque en varias ocasiones pudo verse amedrentado por los leones y por alguna que otra falta que les hacía retroceder, cosa que finalmente no impedía que anotaran hasta en dos ocasiones más a lo largo del tercer cuarto.

Se acercaba el último cuarto y el momento era ahora o nunca, por lo que los Lions sacaron todas sus ganas y fuerzas con objetivo de no dejar su casillero a cero puntos, pero el ataque apenas conseguía avanzar ante una defensa con muy buen control sobre el juego, que sumado a errores ofensivos en cuanto a posiciones y faltas personales, conseguía a duras penas completar un drive fructífero a pesar de realizar buenas jugadas y emplearse al máximo. Por otra parte la defensa no conseguía ajustar correctamente y los malagueños no perdonaban en prácticamente ninguna ocasión y anotaban nuevamente en dos oportunidades más, finalizando el encuentro con un duro 0-40 para darle el campeonato andaluz a los Fuengirola Potros.

Desde el club queremos dar nuestra mas sincera enhorabuena a un equipo que demostró un buen juego y que mereció la victoria, y también desearle la mejor de las suertes en la consecución de sus objetivos. Por nuestra parte no queda más que olvidar la derrota pero aprender de ella, agradeciendo incondicionalmente a todos nuestros aficionados por el gran apoyo brindado y por el ambiente que se respiraba en Maracena. Continuaremos trabajando duro a lo largo de la Semana Santa para preparar el encuentro ante Murcia Cobras e intentar inaugurar nuestro casillero de victorias en la Serie B. Sin más, muchas gracias a toda la familia de los Lions por que sin vosotros, nada de esto sería posible. Feliz Semana Santa a todos y nos vemos después de ésta. 1,2,3 LIONS!!!

Si quieres conocer toda la información acerca de partidos, noticias y toda la actualidad del club no dejes de seguirnos a través de Twitter (@GranadaLions), Instagram (Granada Lions), Facebook (Granada Lions) o a traves de nuestra web granadalions.es

Arthur Rodríguez N.

Jefe de Prensa Granada Lions

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.