Granada Lions 24-28 Osos Rivas

Los Lions tuvieron muy cerca la victoria en la tarde de ayer ante Osos Rivas pero, tal y como ocurrió en la primera jornada, les faltó algo de fortuna en momentos puntuales para poder asegurar un triunfo que sería histórico, pues se trata de una hazaña nunca alcanzada por el club nazarí. Quedarse únicamente con el resultado adverso encajado (24-28) no haría justicia a lo contemplado ayer en el recinto de Aynadamar, donde los capitalinos se esforzaron hasta el último segundo para intentar sumar un triunfo que se les escapó.

El aficionado granadino al fútbol americano pudo comprobar de primera mano lo que implica jugar en la Serie A. Los mejores equipos de España están compuestos por los jugadores más selectos del territorio nacional –y parte del extranjero–, por lo que el reto es, a priori, de órdago. Una vez en el campo quedan ratificadas las sospechas y se comprueba el alto nivel del oponente. La defensa de Osos Rivas se despachó a gusto con los atacantes granadinos, mientras que avanzaron yardas con relativa facilidad cuando les tocó armar jugada.

Aun así, los Lions plantaron cara durante todo el choque, como demuestra el 6-7 con el que se llegó al descanso. Ese esfuerzo de los locales toma una mayor dimensión si se tiene en cuenta que no pudieron contar con su ‘quarterback’ titular, Brian Wilbur. El estadounidense recibió un golpe en su pierna y se confiaba en que estuviera recuperado a tiempo, algo que no ocurrió. En su lugar asumió los galones Carranza, quien completó un buen encuentro y fue felicitado por el técnico Chris Harris a la conclusión.

La segunda mitad arrancó con un gran pase del mariscal de campo de Osos, Raúl Mateos, para el ‘touchdown’ visitante. La cuesta se tornó más empinada a los pocos minutos, pues un error defensivo de los Lions permitió otra anotación en carrera de los madrileños. Además, el local Tato recibió un golpe en las costillas y se retiró al banquillo para ser atendido. Ese panorama se aclaró con las carreras de Álvaro ‘Locomotora’ Gómez y Aarón Iglesias, unas centellas capaces de rebasar la línea defensiva del contrario.

Este último logró un ‘touchdown’ que acercó a los granadinos en el marcador, aunque de nuevo una carrera exterior de Rivas abrió hueco. En ese momento, los Lions aumentaron su nivel de ferocidad y obtuvieron dos tantos más que apretaron el choque (24-28), y eso que no materializaron ninguno de los puntos extra ejecutados en jugada.

Dos posesiones gozó Lions para sumar el que habría sido el ‘touchdown’ del triunfo. Sin embargo, Rivas interceptó el pase en la primera y luego, a menos de dos minutos para el final, los granadinos agotaron los cuatro ‘downs’ sin avanzar. Esto fue aprovechado por los madrileños para hincar rodilla, un hecho que demuestra el temor al perder el partido por el equipo madrileño y dar por concluido un encuentro en el que tuvieron que sudar para superar a unos voluntariosos nazaríes, que deberán esperar un poco más para celebrar una victoria en la élite. Empero, si mantienen la buena línea, esta no tardará en producirse.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.